Adictos a las pantallas

Uno de cada dos padres reconocemos dejar nuestro teléfono móvil a los niños para distraerles o tranquilizarles mientras hacemos otras cosas.

Pero todo tiempo pasado delante de una pantalla sin supervisión de un adulto es PELIGROSO.