Situación legal

El constante crecimiento en la última década de los sistemas de comunicación inalámbricos y el despliegue masivo y vertiginoso de las infraestructuras necesarias ha producido un incremento desconocido hasta ahora de la contaminación electromagnética,  que ha llevado a una  razonable preocupación de la población por los posibles efectos sobre la salud y el medio ambiente del uso de estas tecnologías, a la vista del progresivo aumento de las enfermedades vinculadas a las mismas.

límites legales medidas de precaución
Límites legales Medidas de precaución desde 1960

El artículo 43 de la Constitución Española establece el derecho a la protección de la salud, y la obligación de los poderes públicos de controlar y tutelar a través de medidas preventivas la instalación de cualquier elemento que potencialmente pueda afectarla.

Las recomendaciones del Parlamento Europeo del 4 de septiembre de 2008 y 2 de abril de 2009 y más recientemente la Resolución del Consejo Europeo del 27 de mayo de 2011 han llamado la atención a los Estados miembros sobre la necesidad de regular adecuadamente el uso de estas tecnologías y de reducir los niveles de potencia establecidos, bajo el principio de precaución, ya que lamentablemente no existe un pronunciamiento consensuado y pacífico de la comunidad científica sobre esta cuestión y esperar a que se produzca puede causar daños irreparables en la población.

Apelan las instituciones europeas al tiempo que han tardado las autoridades sanitarias en reconocer los efectos para la salud del tabaco, cuando en Estados Unidos ya era evidente en 1950 la relación entre tabaco y cáncer de pulmón.

En palabras del especialista en Derecho Ambiental, Agustín Bocos: "A la vista de los instrumentos jurídicos y de las experiencias judiciales,  es fácil concluir  que la población en nuestro país no está suficientemente protegida sobre los efectos para la salud de los CEM y que la normativa actual resulta insuficiente e ineficiente."(2) 

Insuficiente porque los límites de exposición establecidos no protegen adecuadamente la salud de los ciudadanos. Queremos destacar en tal sentido que después de más de 10 años de vigencia del Real Decreto 1066/2001 las autoridades sanitarias españolas alardean de no haberse superado nunca los niveles legales, pese a las múltiples denuncias tramitadas.

Pero además la normativa vigente es ineficiente porque no nos permite conocer de manera real los niveles a que está expuesta la población. No nos parece suficiente el control anual que establece el Real Decreto 1066/2001 porque los riesgos para la salud de  los CEM merecen un control de sus emisiones permanente y accesible para todos los ciudadanos, como sucede con la contaminación atmosférica y así lo han demandado igualmente las instituciones europeas, apelando al Convenio de Aarhus, de acceso a la información, participación pública y justicia en medio ambiente.(1)

 

Recursos:

(1) Extraído del Curso de Salud Geoambiental, "protección jurídica frente a los campos electromagnéticos"; Agustín Bocos http://www.vivosano.org/es_ES/F%C3%B3rmate/CursodeSaludGeoambientalOnline.aspx

(2) Se puede obtener más información en: http://bocosabogado.wordpress.com/