¿Qué es el wifi?

Los organismos vivos, como el ser humano, poseen campos electromagnéticos que hacen posible el mantenimiento de las funciones. Estos campos son los que se reflejan en distintas pruebas, como el electroencefalograma o el electrocardiograma.

Este “lenguaje” que emplea el cuerpo para comunicarse se puede ver afectado por otros campos electromagnéticos de mayor intensidad de su entorno, provocando desde alteraciones funcionales (como cansancio, dolor de cabeza, problemas de concentración…) hasta patologías tan graves como tumores.

También el entorno en que vivimos es de naturaleza electromagnética. Vivimos sumidos en un océano de ondas y radiaciones. Algunas son de origen natural, como las que proceden del fondo del cosmos o de las variaciones del campo magnético terrestre. Otras son de origen artificial, generadas por los avances tecnológicos de la humanidad.

El espectro electromagnético

El espectro electromagnético representa la distribución de las distintas ondas electromagnéticas según su frecuencia o longitud de onda.

espectro electromagnético

Los  campos electromagnéticos originados por la actividad humana se suman a los ya existentes en el propio planeta. Podemos clasificar estas radiaciones, en función de su frecuencia, en ionizantes y no ionizantes.

Las ionizantes son radiaciones de muy alta frecuencia, con capacidad para romper los enlaces entre las moléculas, y con efectos cancerígenos probados. Un ejemplo son los rayos X.

Dentro de las no ionizantes encontramos ejemplos mucho más cercanos. Distinguimos las de  baja frecuencia (hasta los 50 Hz), entre las que encontramos la red eléctrica de nuestra propia casa o las líneas de alta tensión, y las de alta frecuencia  donde se hallan por ejemplo la telefonía móvil o el wifi, que funciona en 2,4 GHz, igual que un microondas doméstico.

Respecto a estas radiaciones no ionizantes la OMS clasificó las radiaciones de baja frecuencia como posibles cancerígenos tipo 2B en 2002 (1), y las radiaciones electromagnéticas de alta frecuencia como posibles cancerígenos tipo 2B (2) el 31 de mayo del 2011.

Radiaciones no ionizantes

Las radiaciones no ionizantes abarcan aquellas frecuencias que, debido a su baja energía, no son capaces de arrancar electrones de la materia, ionizándola

Podemos dividirlas de forma aproximada según su longitud de onda:

Tipo de radiación

Longitud de onda

Frecuencia

Ultravioleta UVA, UVB, UVC

200 nm -400 nm

750 THz- 1500 THz

Luz visible

400 nm -760 nm

395 THz-750 THz

Infrarrojo

760 nm-1 mm

300 GHz – 395 THz

Microondas

1mm – 1 m

300 MHz-300 GHz

Radiofrecuencias

1 m – 1000 km

300 Hz – 300 MHz

Frecuencias extremadamente bajas

1000-100000 km

3 Hz – 300 Hz

A menudo se incluyen en las radiofrecuencias tanto las microondas como las frecuencias bajas, por lo que esta división no es del todo estricta. Por otro lado, se denominan radiaciones ópticas a las comprendidas entre 100 nm y 1 mm (ultravioleta, visible e infrarrojo). 

Microondas

La radiación de microondas comprende longitudes de onda de 1 mm a 1 m. (300 MHz-300 GHz.). Se trata de una radiación muy energética, pero poco penetrante por otra parte. En los 2,45 GHz se encuentra la frecuencia de resonancia de la molécula de agua, motivo por el que esta radiación se emplea para elevar la temperatura en hornos de microondas.

Entre las fuentes naturales están, una vez más, los cuerpos celestes. Especial importancia tiene la radiación cósmica de fondo, con una frecuencia de 160,2 GHz (longitud de onda: 1,9 mm),  descubierta en 1965 e interpretada como un residuo electromagnético del Big Bang.

Las fuentes artificiales que podemos encontrar fácilmente a nuestro alrededor son hornos de microondas, telecomunicaciones de móviles, radares o dispositivos MASER (similar al LASER, empleando microondas).

Cuando hablamos de tecnologías móviles e inalámbricas nos movemos habitualmente en estos rangos:

  •  De 300 Hz a 300 MHz. Radiodifusión AM y FM, estaciones de TV, comunicaciones marinas y aeronáuticas.
  •  De 300 MHz a 300 GHz (microondas). Bandas UHF, SHF y EHF de telefonía móvil, wifi, comunicaciones por satélite, radares…

Como ya se ha mencionado, el efecto ampliamente reconocido es el efecto térmico, con una elevación de la temperatura en función de la potencia de la radiación, si bien existen otros efectos menos evidentes, pero no por ello menos importantes. 

Wi-Fi, un tipo de microondas

wifiEl wifi es un mecanismo de conexión de dispositivos electrónicos de forma inalámbrica.

Las redes wifi usan una tecnologia de radiofreceuncia llamada 802.11 para proporcionar conectividad inalámbrica. Una red wifi se puede usar para conectar dispositivos electrónicos entre sí, a internet, y a redes con cable que utilicen tecnología Ethernet. Los productos wifi son faciles de conectar entre sí. La Wi-Fi Alliance ha reconocido más de 12.500 certificaciones a dispositivos que han sido testados considerando su interoperatividad y para asegurar que son buenos vecinos para otros dispositivos wifi.(3)

La certificación wi-fi aparece en el año 2000 y cuenta con más de 20 millones de usuarios en España. El uso de redes inalámbricas de área local (WLAN) se ha incrementado rápidamente, ofreciendo flexibilidad y movilidad. Esto ha hecho que se convierta en la tecnología más popular entre una amplia gama de usuarios, incluyendo el sector de educación.

Los campos que genera son similares a los de la telefonía móvil, pero funcionando a 2,4 GHz (microondas), frecuencia de resonancia de la molécula de agua. El alcance de un router wifi típico va de 35 a 100 metros en interiores, aunque esta distancia puede variar en función de la potencia y los obstáculos que encuentre la señal, ya que los muros y el mobiliario disminuyen su intensidad. Se pueden cubrir grandes áreas mediante la superposición de múltiples puntos de acceso .

Cada usuario puede aumentar la intensidad usando amplificadores, sin que exista una restricción legal para esto. De hecho, los límites legales son los mismos que para móviles. No existe una legislación específica y tampoco hay suficientes investigaciones al respecto, ya que se dan por válidos los mismos resultados que para la telefonía móvil.(4)

Comparativa entre Wi-Fi y telefonía móvil (5)

La siguiente gráfica muestra la comparativa entre la intensidad de la señal procedente de un antena de telefonía móvil a 100 metros (imagen de la izquierda) respecto a un portátil utilizando wifi a 50 cm (a la derecha). 

Observamos que los picos  de intensidad en el caso del portátil, cuando se encuentra descargando ficheros de la web, superan con creces a los procedentes de la antena (hay que notar que las frecuencias son diferentes en ambos casos).

wifi vs antena

 

Recursos:

(1) http://monographs.iarc.fr/ENG/Classification/ClassificationsAlphaOrder.pdf

(2) http://www.iarc.fr/en/media-centre/pr/2011/pdfs/pr208_E.pdf

(3) wi-fi alliance:  http://www.wi-fi.org/ 

(4) extraído del curso de Salud Geoambiental de la Fundación Vivo Sano http://www.vivosano.org/es_ES/F%C3%B3rmate/CursodeSaludGeoambientalOnline.aspx

(5) Extraído de: Wireless technology in schools;  Alasdair and Jean Philips http://www.powerwatch.org.uk/library/downloads/schools-wireless-2012-10.pdf